Confianza en el proceso

En pocas semanas comenzará la segunda temporada de Agustina Aceredo en el equipo La Salle de Melilla, charlamos con ella sobre varios puntos, deportivos y personales previo al inicio del torneo oficial.


Cuando culminó la temporada 2021/2022 Agustina optó por quedarse viviendo en España, pasar el verano allí aprovechando el receso deportivo para prepararse de manera profesional de cara a la siguiente pre temporada aunque aún no tuviera firmada su renovación, esto fue una apuesta grande y muy profesional de su parte. «Sí, fue una inversión quedarme el verano acá. Me adapté muy rápido al club y a la ciudad y cuando terminó la temporada pasada la intención de ambos era continuar.

Cuando el equipo confirmó la plaza en Liga Challenge sabía que era muy difícil que integrara el plantel, pero mi intención y también del club era tener minutos en el equipo filial y crecer desde ahí para mejorar en todos los aspectos del juego.»

DOBLE ENTRENAMIENTO, DOBLE APRENDIZAJE

Entre ambos planteles (Liga Nacional y Liga Challenge) hay mucha diferencia, desde lo deportivo hasta lo organizacional, pero Agustina tiene la oportunidad de entrenar con ambos equipos. «Estoy entrenando en la mañana con el equipo de Challenge y en la tarde con el filial que va a participar en la Liga Nacional de la región de Andalucía.

El equipo de Liga Challenge es 100% profesional, con muchas jugadoras extranjeras como Alana la base de Brasil que vienen de ganar el último Sudamericano, hay dos serbias, una nigeriana y Aminata Traoré de Mali que va a jugar el mundial de Australia este mes; con esto ya te digo todo el nivel que hay, además de muy buenas jugadoras nacionales como Laura Fernández, Ana Jiménez, Isabel Mbomio y Nuria Ríos que están desde el año pasado y Conchi Satorre que regresó al club este año.

En el filial estoy con Angela Giménez que juega en la selección de Rep. Dominicana, otras chicas que han estado mucho tiempo jugando en el club y chicas que son de la cantera de las categorías junior y cadetes.

Además, por su corta edad, Aceredo busca seguir estudiando, «Cuando llegué a España seguí algunas materias de mi carrera de Nutrición de la Udelar a distancia, pero no las pude terminar porque muchas tenían evaluaciones presenciales. Ahora estoy gestionando la validación de mis estudios para poder seguir mi carrera acá. Como actividades en el verano de acá estuve como entrenadora en un campus en La Línea de la Concepción, Cádiz».

CRECIMIENTO PERSONAL

El crecimiento personal de las jugadoras que emigran del país es un patrón que se repite y que todas lo han sabido aprovechar, pero para Agustina, este crecimiento demuestra también una madurez dentro de la cancha. «Estar viviendo sola en España me hizo madurar principalmente como persona en cómo afrontar cualquier situación, tanto dentro como fuera de la cancha.

Una cuando está con su familia y con 21 años como tengo, usualmente va en busca de soluciones con los padres. Estando tan lejos de mi familia, aprendí a hacerme completamente cargo y responsable de mi y de mis cosas en mi día a día. Claramente mi familia es mi apoyo a distancia y cuento con ellos en cada momento, y tengo a la gente del club y a mis compañeras de equipo que son mis amigas que me acompañan siempre.

Todavía estoy ajustando y encontrando mi juego como base, sobre el rol que debe tener dentro de la cancha y aprendiendo sobretodo de mis compañeras de Challege que juegan en la misma posición y tienen mucha experiencia por ese lado para poder aplicarlo a mi juego con el equipo filial. Agregaba sobre su crecimiento deportivo y hacia lo que apunta entrenando con el primer equipo.

CONFIANZA Y SUPERACIÓN

El torneo en España todavía no ha comenzado, lo hará en pocas semanas, pero lo que es claro es que Agustina no volverá a Uruguay por unos largos meses, sobre su vuelta al país y con que Agustina nos encontraremos culminó diciendo: «Yo creo que todavía me quedan muchos meses para poder decirte que Agustina van a ver, pero en este momento de lo que estoy segura es que van a ver a una jugadora y persona con más confianza«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *