“El himno y la emoción que genera es inexplicable”

Nacida en Fray Bentos, Valeria Barrett la actual jugadora de Remeros de Mercedes, habló con Aleras sobre su carrera, su experiencia de jugar en la Selección Uruguaya y una anécdota imperdible que le tocó vivir en China en un viaje con la Selección.

De familia basquetbolera ya que tanto su padre como su hermano han jugado al básquetbol. Nos contaba que el básquetbol es un deporte que le genera cosas increíbles: amistades, adrenalina, emoción. Y fue a través de su hermano que empezó su carrera, ya que él jugaba en Anastasia (Fray Bentos), ella iba a verlo y le fue gustando poco a poco, hasta que a los 8 años el “Cabeza” Viera, que fue su primer entrenador, le preguntó si quería arrancar a jugar, a lo que respondió que sí, y fue allí que comenzó su carrera en el básquetbol.

Ella ha pasado por cuatro equipos que fueron: Anastasia, Hebraica y Macabi, Defensor Sporting y Remeros, equipo en el que está actualmente. Con una particularidad: cuando arrancó a jugar en Anastasia, le tocó estar en un equipo donde ella era la única mujer, después todos los demás jugadores eran varones.

Tanto esfuerzo tuvo su recompensa, ya que a los 14 años se le presentó la oportunidad de vestir la camiseta de la Selección Uruguaya y, a su vez, disputar varios torneos. Fue muy sentida su explicación sobre el significado que conllevó el poder representar a nuestro país a nivel internacional: “Tuve la oportunidad, en 2017, de estar en varios procesos. Representar a Uruguay es una de las experiencias más lindas del básquet, el himno y la emoción que genera es inexplicable”.

Defendiendo la Selección Uruguaya.

También agregó: “Hace 3 años estoy en el proceso para todo el preparatorio de nuestra generación. En el 2017 fue el Sudamericano U17 en Bolivia, en mi generación estaba Emilia Larre Borges, Florencia Niski y Camila Kirschenbaum entre otras, teníamos entre 14 y 15 años. Después de ese Sudamericano la idea era seguir trabajando con nuestra generación. En 2018 nos tocó ir al Torneo en Brisas, en Chile; todo como preparación para el Sudamericano que se disputó el año pasado. Y en ese mismo año hubo un viaje a China, que fue para conocernos y convivir más que nada. Después fuimos al Torneo en Córdoba para seguir preparándonos”.

Y fue en ese viaje a China que ocurrió una anécdota que no se va a olvidar jamás. “Habíamos ido con un grupo reducido de jugadoras e integrantes del cuerpo técnico a un shopping que era enorme. Cuestión que estuvimos una o dos horas allí y quedamos de encontrarnos en un mismo punto de encuentro. Yo me fui con Luchi Chagas al supuesto punto de encuentro, y resulta que no había nadie. Ya había pasado media hora y nos dijimos muy tranquilas: Ahora van a venir. Y bueno, resulta que aparecen dos compañeros buscándonos desesperados. Habíamos metido la pata (dijo entre risas), le erramos al punto de encuentro y nosotras estábamos muy tranquilas con que era ahí”. Agregó: “Ahora me río, pero después llegamos al hotel y nos pusimos a pensar lo que habíamos hecho. Ese día estaban todos desesperados, re entendible”.

Llegó el momento de #Las5deAleras, un estilo de Ping Pong reducido.

  • Si te dieran a elegir una única comida, para comer para siempre, sin tener la oportunidad de elegir otra, ¿cuál sería?

Pizza. Sin vueltas.

  • ¿A qué animal le tenés miedo?

           A las arañas o a las ratas.

  • ¿Un lugar favorito en Uruguay?

           Rocha. Es divino.

  • ¿Un chiste que pases contando?

           ¿Qué le dice el Océano Pacífico a las olas? No se peleen.

  • ¿Película favorita?

           Tres metros sobre el cielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *