Aleras Uy

Entre viajes y libros de estudio

La sanducera Sofía Herrera llegó a Aguada con 15 años (16 ahora), viaja todos los fines de semana a Montevideo para jugar en el rojiverde y combina estudios con básquetbol. Charlamos con ella sobre sus comienzos y su llegada a Aguada.


El básquet en familia

Sobre sus comienzos, Sofía cuenta que sus comienzos en el básquetbol fueron gracias a su hermana, «ella arrancó jugando en Wanderers y cuando la iba a ver entrenar me empezó a gustar el basquet y fue ahí cuando arranqué, y bueno mis primeros pasos fueron ahí en Wanderers».

Además, cuenta que tuvo una gran entrenadora, «allí estuve 5 años formandome con mi entrenadora Laura Mattiauda que fue una gran influencia en todo mi camino y la que me enseñó todo lo que se». También recuerda a que a sus entrenamientos siempre la llevaban sus padres.

Aguada y un amistoso especial

A fines de 2018 Aguada viajó a Paysandu como un viaje de fin de año para hacer un mini torneo, ahí comenzó todo.

«Ahí yo estaba jugando en pre infantiles mixto fue cuando conocimos a Joel (Pose) pero no tuvimos mucho cruce, en diciembre del mismo año nosotras vinimos de viaje de fin de año a Aguada y también jugamos acá, después con el tema de la pandemia no hubo demasiado. En enero de este año Joel se comunicó con mi madre invitándome a probar junto con Anto (Antonia Basualdo) un mes de pretemporada y bueno, quedé encantada con el club y la gente y decidí elegir Aguada».

Entre viajes y estudio

Sofía combina el básquetbol y el estudio, y agrega que «estudio en Paysandú de lunes a viernes (los viernes hago el horario de 7:30 a 10:30 para poder llegar a mi casa 10:40 levantar mis cosas en mi casa y tomarme el ómnibus 11:15), no es algo que se me dificulte porque me va bien en el liceo así que bueno no es complicado de combinar».

Y sobre lo que dice su familia cuenta «Mi familia está contenta, me apoyan en todo y me alegra poder contar con ellos a pesar del esfuerzo que es viajar todos los fines de semana».

Sueños y emociones

A pesar de su corta edad, Sofía Herrera tiene claro cuáles son sus objetivos, primero dice que «No tengo un sueño fijo, por ahora mi objetivo es seguir entrenando y ver a donde llego. Pero sin dudar jugar en el exterior siempre fue mi sueño».

Además, también cuenta que el básquet es más que picar la pelota, «siento mil cosas al entrar a la cancha, se siente una terapia cuando tenes un mal día y bueno, me encanta todas las vibras que se sienten».

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *