ESPECIAL: «Gustavos»

En esta ocasión, el micrófono de Aleras viajó al interior del país y llegó hasta el departamento de Colonia para entrevistar a dos entrenadores y conocer un poco más acerca de su trabajo en la rama femenina del básquetbol.

La primera parada fue en Nueva Helvecia para conocer el trabajo de Gustavo Rivas en el Club Atlético Plaza. Comenzamos preguntándole acerca de sus inicios en el club celeste y nos comentó, entre muchos otros datos interesantes, que trabaja en el club hace 17 años.

Sus inicios en Plaza

“Yo vine acá (Nueva Helvecia) en el 2003 al Plaza, (…) ese año comencé a dirigir todas las formativas y jugamos en Montevideo (Mini, Infantiles, Cadetes y Juveniles). En esa época no había femenino (…) esporádicamente aparecía alguna niña y se iba. En el club era solo básquetbol masculino y en la zona también.”

Gustavo Rivas

A pesar de que en un principio el básquet femenino no existía en la zona, le consultamos acerca del desarrollo de este, y nos explicaba que en los años siguientes, “fueron ingresando niñas y las prácticas comenzaron a ser mixtas”. Además, destaca el extraordinario crecimiento que ha tenido, “para el femenino es un deporte (el básquetbol) que va de punta, cada vez hay más chicas jugando”.

Plaza subcampeón en Montevideo

Como experiencia personal nos comenta lo ocurrido en 2018, donde, junto al plantel U13 de básquetbol femenino de Plaza, y la ayuda técnica de Gustavo Carrancio), participó del campeonato femenino de Montevideo llegando hasta la final.

“Nosotros hicimos una experiencia muy linda en el año 2018 que participamos en U13 en el campeonato de Montevideo y estuvo muy bueno porque eran partidos ida y vuelta. Y bueno, terminamos jugando la final con Malvín donde teníamos jugadoras de Nueva Helvecia, Valdense, Juan Lacaze y Rosario.”

Gustavo Rivas
Plaza Nueva Helvecia U13 Femenino
En este tipo de instancias, es donde se ratifica la evolución del básquetbol femenino en la zona. El hecho de formar un plantel con jugadoras del departamento era impensable hace algunos años. El nivel demostrado en el campeonato llegando a la final demuestra la calidad de jugadoras que se están formando.

Se abren nuevas puertas…

A partir de la anterior consulta agrega que esta experiencia abrió muchas puertas a jugadoras para que sigan desarrollando su básquetbol. “Ahí citaron a varias jugadoras para los grupos abiertos de la selección”. Estas chicas siguen siendo convocadas.

Por otro lado, expresa que, a pesar de no poder seguir compitiendo en el campeonato mencionado, muchas de sus dirigidas pudieron seguir jugando en clubes de la capital, “tenemos jugadoras jugando en Hebraica y Macabi y en Bohemios, son 7 en total las jugadoras jugando en Montevideo”.

Por último, comenta que las prácticas continúan siendo mixtas y que en los campeonatos de formativas del departamento se compite en forma mixta sea la categoría que sea. En lo que respecta al básquetbol de la zona expresó que se debe apostar más al femenino en los clubes para que este pueda desarrollarse.

Método, perseverancia y respeto…

Al preguntarle sobre su método de entrenamiento nos respondió rápidamente, “siempre está el dicho de cada maestro con su librito, bueno yo lo tengo siempre porque yo creo que los valores de la cancha son los valores de la vida”, y ratifica, “le damos mucha importancia al trabajo, al respeto, a la disciplina, al compromiso, esas cosas no se negocian”. Cabe destacar su agrado y aprecio hacia el apoyo que recibe de muchas personas, entre ellos, dirigentes, padres, jugadores y jugadoras, etc.

 Ya en el final de la entrevista le preguntamos acerca de su presente hoy como entrenador y nos contaba lo siguiente: “la idea mía es siempre tratar de mejorar, todos los días aprendo algo nuevo, esa es la idea que tengo. Estos tres meses me pasé leyendo, estudiando, viendo videos, hablando vía zoom con entrenadores. La verdad es que siempre uno tiene que estar aprendiendo y actualizándose para transmitirles después a las jugadoras el conocimiento”.

“Esto es un tema de pasión, es una pasión de vida el básquetbol. Hace cuarenta años que soy entrenador y la verdad que cada día que pasa me gusta más. El día que se apague el fuego vamos a dejar el básquetbol pero por ahora esta encendido. Hoy por hoy estoy haciendo dos cursos de básquetbol y estoy cada vez más motivado.”

Gustavo Rivas
Después de esta linda nota junto a Gustavo Rivas, Aleras se mudó a Rosario para entrevistar a Gustavo Carrancio por su trabajo en su querido Estudiantes El Colla.

La nota comenzó de la misma manera que la anterior, en esta oportunidad Gustavo nos contaba: “estoy hace 15 años en Estudiantes, trabajando con esto que realmente me encanta”. Además, se animó a comentarnos como comenzó todo.

Sus comienzos como entrenador…

“El deporte a mí siempre me encanto de chico, todo el deporte, pero cuando me llegó el momento de decidir, a los 18 años, que estudiar, yo era una persona muy tímida y no me veía frente a un grupo desarrollando una clase, entonces tome otros caminos. (…) A los 42 años escucho en la radio que había un curso de entrenadores de básquetbol que era los fin de semanas, me anime a hacerlo. Desde las primeras clases que hubo quede enganchado de una forma que no te imaginas”.

Gustavo Carrancio

En el año 2006 comenzaría a trabajar en Estudiantes El Colla, club donde tendría una gran influencia en el básquetbol femenino del mismo.

En lo que respecta a experiencias personales nos cuenta el pico de chicas que hubo en el año 2017, “El crecimiento fue año a año, sostenido. El máximo del club fue en el año 2017 de entre 110 y 120 mujeres que estuvieron haciendo basket. Al año siguiente, comenzaron otras actividades que disminuyeron la cantidad de mujeres en el basket femenino.”

«Costó, pero lo logramos»

Continuando con la entrevista, al consultarle acerca del inicio de la rama femenina y de su crecimiento con los años, Gustavo nos comentaba. “El básquetbol femenino en aquellos años comenzó con muy pocas niñas que se fueron integrando con los varones, (…) y de a poco fue aumentando. A nivel club nos costó varios dolores de cabeza lograr conseguir el espacio y los horarios para que fuera el básquetbol femenino aparte de los varones los horarios. Hablábamos del derecho que tiene la mujer a realizar deporte, a desarrollarse en lo que le gusta, costó pero lo logramos.”

A nivel nacional, también destaca varios aspectos que han hecho evolucionar al femenino. “La creación por parte de la federación del CEFUBB ha estado muy bueno (…). Tener un centro ahí y un cuerpo técnico estable está muy bueno. El apoyo a las finales de mayores por parte de la televisión. También que participe alguna extranjera ha potenciado un poco más.” Por otro lado, cree que en él debe se encuentra la falta de estímulo a la competencia en el interior del país.

Básquet, salidas y mucho aprendizaje

A pesar de lo anteriormente mencionado, él nos comentaba su gran esfuerzo por llevar a las chicas a las diferentes competencias y todos los lugares que han recorrido, “Tanto las chiquilinas como a mí me ha tocado conocer lugares que no conocíamos. Colonia, Soriano, Rio Negro, Paysandú, Flores, Canelones, San José, Montevideo. Con experiencias buenísimas, (…) el intercambio de adolescentes y con chiquilinas de otros lados”

“Es un estímulo muy grande salir a las distintas competencias, las salidas ayudan mucho a unir al grupo. A ver, que hay distintas realidades, no todos tenemos las cosas tan fáciles, algunos a veces las tienen más complejas, de conocerse. Uno aprovecha a conversar con ellos, al igual que ellos nos conozcan un poco más a nosotros.”

Gustavo Carrancio

 Algo más que un entrenador

A modo de cierre, lo más destacable es lo que significa Gustavo para cualquiera de sus dirigidas. Ellas expresan que más que un entrenador, para ellas Gustavo es como un padrino, por su manera de escuchar, preocuparse, intentar que todas se diviertan y participen. El gran apoyo que han tenido por parte de él es una gran motivación para seguir entrenando y desarrollándose en lo que más les gusta.

«Gustavo siempre va a ser Gustavo», «Gustavo es familia», «era un placer ir a las prácticas»

Algunos comentarios de sus dirigidas

A todo esto, él lo define como, “una forma de sentirlo así”. “Uno lo siente de esa forma, en cuanto a cómo encarar el deporte: aconsejar, estar cerca de ellos. A veces me dicen, te involucras demasiado, pero ta, lo siento de esa forma y no lo voy a cambiar creo.” Como él lo explicaba, ya no es un método de entrenamiento o de enseñanza. Es una manera de ser la cual ha llevado a que el femenino tenga su lugar y crezca, en este caso, en Estudiantes El Colla.

Finalizando…

Hemos conocido un poco a dos entrenadores con dos visiones muy distintas quizás pero las dos igual de exitosas. El agradecimiento a ellos por habernos brindado la nota como también nos dejan la seguridad de que el básquetbol femenino también busca crecer en el interior con entrenadores muy capacitados que se abocan a ello.

2 comentarios sobre «ESPECIAL: «Gustavos»»

  1. Un grande de verdad Gustavo Carrancio
    ..exelente tipo compañero y un guia en lo tecnico y en la vida de las gurisas…mucho mucho para aprender de el.en lo humano social tecnico..

  2. Por los 90 Gustavo Rivas dejó huellas en Club Náutico de Bella Unión, inicio el basket femenino, y hoy algunas de sus judadoras, madres, profesionales, aun lo practican en ese club! Un apasionado del deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *