Sección DT: Rodrio Briñon

En esta ocasión les traemos una entrevista al actual entrenador del equipo femenino del Club Atlético Yale, jugador del mismo, club ubicado en Gustavo Gallinal al 1989. Nacido en el corazón de dicho club, se destaca por su profesionalidad con sus jóvenes 22 años. Además de la actividad que desarrolla en el basketball también se dedica a la docencia como maestro de 2° grado en la escuela N° 30 del Cerro. Hoy tenemos el placer de poder conocer un poco más al procedente de Jacinto Vera, RODRIGO BRIÑÓN.

Para conocer un poco de sus orígenes en el mundo del basket nos remontamos hasta 2006 donde con tan sólo 8 años comienza a jugar en Yale. “Hice todas mis formativas hasta jugar en mayores, donde a los 16 años comencé a dar una mano a los entrenadores de las categorías más chicas y ese año empecé el curso de entrenador. Fui ayudante técnico en el club, hasta que en el 2017 me ofrecieron ser entrenador principal del proyecto femenino” 

Con una basta trayectoria en este ambiente deportivo, éste se da una oportunidad de comenzar el proyecto de dirigir el básquet femenino de Yale. Donde como ayudante técnico tenía algunas jugadoras que practicaban y se destacaban en el club, en categorías inferiores con varones (ya que hasta los 13 años se puede jugar en modalidad mixta), las cuales tanto el equipo técnico cómo el consideraban que sería totalmente positivo crear un espacio sólo para ellas y permitirles aumentar su formación como jugadoras. “En una primera instancia para mantener a las jugadoras de la institución, fuimos trabajando con las redes sociales, en el barrio, trabajamos con las tres escuelas que hay en el barrio, entregamos folletos, realizamos charlas. Así se fue formando el grupo que se hizo una realidad, y hoy día ya va por su 3° año, encaminado y con lindos logros”

Conjuntamente con lo que Rodrigo nos decía anteriormente, el equipo en el plano técnico al ser uno formado recientemente cuenta con algunas limitaciones ofensivas, también destaca la diferencia que le sacan los equipos que ya hace años vienen jugando en la cancha. “El objetivo todo el tiempo es tratar de no regalar nada, de dar el 110% todo el tiempo, defender mucho, con actitud, tratar de correr la cancha para lograr la ventaja y tratar de disimular las dificultades técnicas que tenemos y formar un equipo con actitud”…“Siempre tener presente el contraataque, generar situaciones de ventaja, defender intenso, no abusar del pique si no priorizar situaciones de pases”  

Muy importante resaltar la libertad con la que cuentan sus jugadoras a partir de éstas estrategias que nos mencionaba, de ellas poder ejecutarlas a su criterio. “En la cancha las que toman las decisiones son las jugadoras”…“Sí la decisión es la correcta y es la mejor para el equipo, vale” 

Le consultamos cómo es su reacción cuando se obtiene el resultado que uno no desea, y destaca por su tesón a la hora de jugar y de encarar un partido, animando así a sus jugadoras para no rendirse. “Cuando hay derrotas tratamos de sacarle lo positivo, unas duelen más que otras, pero todas tienen un aspecto positivo siempre”. 

El equipo cuenta con cinco nuevas jugadoras que se integraron este año, de las cuales dos son entrenadoras que le aportan mucho al equipo a la hora de ayudar a las más jóvenes, pero siempre diferenciando el rol de jugadoras que tienen que aplicar en ese momento, distinto al que ejercen cuando son la cabeza de un equipo. “En las más chicas, uno como entrenador identifica características, como es el liderazgo nato, que podrían encaminar para el rol de entrenadoras, lo cual me gustaría, pero aún son chicas y la decisión la tomarán ellas, cuando sean más grandes” 

Para finalizar nos enfocamos en el plano personal de Rodrigo donde se lo ve totalmente convencido de que el basketball es a lo que se va a dedicar profesionalmente. “Sin dudas el básquet es una pasión, es algo que yo elegí para mi vida, que me acompaña desde los 8 años y que tengo intenciones de que me siga acompañando”. Pero también nos argumenta que del básquet sólo no se puede subsistir. “Por más que uno hoy en día no logra vivir de esto, necesita otro trabajo para mantenerse económicamente”

Rodrigo es consciente de la lastimosa situación que enfrenta no sólo el básquet si no en cientos de profesiones más, que es la de no poder vivir plenamente de lo que a uno le gusta.

Pero esto no es motivo alguno para bajar los brazos, si no para redoblar fuerzas y enfrentarse a los miedos que muchas veces nos implantan menospreciando lo que nos apasiona hacer en éste caso como lo es el básquet.

Please follow and like us:

Deja un comentario